Ya son siete años los que lleva CaixaBank, como líder empresarial luchando contra el cambio climático

CDP, es la organización internacional sin ánimo de lucro con sede en Reino Unido, que se encarga de darle impulso a las compañías privadas y administraciones públicas con el fin de tomar acciones hacia una economía sostenible por medio de la reducción de sus emisiones de CO2 y de la medición del impacto ambiental de sus acciones y CaixaBank bajo la dirección de Jordi Gual Caixabank, se ha mantenido en la categoría Leadership de este índice por séptimo año consecutivo, convirtiéndose de esta manera en una de las entidades líder a nivel mundial en lo que respecta a la lucha para mitigar los efectos surgidos del cambio climático.

Durante este 2020, se encargó de analizar 9.600 empresas, las mismas representan el 50% del valor mundial del mercado para clasificarlas de la A (más comprometida) a la D (menos comprometida), todo basado en su gestión del cambio climático. A CaixaBank se le otorgó una valoración A-.

En cuanto a la inclusión en la categoría Leadership, esta se trata de un reconocimiento a aquellas empresas que son líderes y más avanzadas en su desempeño y transparencia de su gestión medioambiental. Luego de haber recopilado las acciones y estrategias de miles de compañías, el organismo traslada dicha información a más de 500 inversores institucionales para que sean gestionados los activos por 106 billones de dólares.

Tales clasificaciones se han convertido durante los últimos años en un instrumento de referencia para que inversores y grupos de interés consigan evaluar las actuaciones empresariales desarrolladas a fin de mitigar el cambio climático y también poder determinar su nivel de preparación ante los cambios en la legislación sobre reducción de emisiones y las demandas del mercado.

Un modelo de negocio: La sostenibilidad

El banco presidido por Jordi Gual y dirigido por Gonzalo Gortázar, ha defendido que la sostenibilidad debe encontrarse integrada dentro del modelo de negocio de las organizaciones más allá de sus obligaciones legales. En tal sentido, la estrategia medioambiental viene a conformar uno los cinco ejes que se han establecido en el Plan de Banca Socialmente Responsable.

Como resultado de ello, la entidad se encuentra sujeta a los Principios de Ecuador y, además, en su marco de gestión del riesgo, considera el impacto ambiental. Del mismo modo, se encuentra comprometida con el cumplimiento de los Acuerdos de París, pero sobre todo trabaja para disminuir el impacto ambiental de su actividad por lo que cuenta con un Plan de Gestión Medioambiental 2019-2021 específico donde se incluyen medidas de eficiencia energética, reducción de consumos y extensión del compromiso a la cadena de valor, entre otras.

Durante el año 2019, la entidad publicó una Declaración referida al Cambio Climático, lo que significó una propuesta con cinco líneas de actuación en donde se incluyen compromisos relacionados con la descarbonización: financiar las soluciones al cambio climático; gestionar los riesgos derivados del cambio climático; minimizar y compensar la huella de carbono; colaborar con otras organizaciones para el avance conjunto; e informar de sus progresos de manera transparente.