Recibir felicitaciones por tu trabajo, es un premio mayor al sueldo que se gana

Una de las mayores claves de aquellas empresas que triunfan recae en el personal que en ellas labora. De esta manera lo expresa Víctor Küppers quien es formador de actitudes por vocación y así lo destaca en el libro `El efecto actitud´.

Quien contrata a Víctor Küppers lo conoce por ser escritor, formador, profesor y conferenciante. Pero además existen quienes lo definen como un auténtico creador de entusiasmo, aunque él ha rechazado cualquier protagonismo heroico limitándose a repetir las veces que sea necesario que los principios y los valores que postula no han sido una invención suya.

Ha trabajado para empresas como Volkswagen, Endesa, Telefónica o Schweppes. Su misión más destacada radica en sacar a relucir el optimismo que poseen las personas y explicar cómo el mismo debe ser gestionado a fin de poder afrontar las situaciones que son difíciles. 

Recientemente transmitió su entusiasmo en el marco de la décima Convención de Farmacias Ecoceutics, esta es una empresa que, según su portavoz, “ha decidido como filosofía acabar con el individualismo feroz que teníamos como colectivo farmacéutico”. 

Entre las acciones de la empresa se encontraba contar con Küppers, que cuenta con un discurso duro en contra de esas empresas que no confían en sus trabajadores y que contrariamente se aferran a una cita ajena para a fin de llegar a contagiar su manera de pensar: “Lo más importante en la vida, es que lo más importante, sea lo más importante”.

Lo que más valora en la actualidad en el mundo empresarial Víctor Küppers ha de ser la actitud. Sostiene que es mucho más importante y para explicarlo presenta una fórmula: Como profesional tú vales la C+H multiplicado por la A. Donde la C son los conocimientos, ya que como profesional debes tener el conocimiento de cómo hacer las cosas. 

Luego se encuentran las habilidades, la experiencia. Y todo lo anterior multiplicado por la actitud. Entonces, probablemente nos preguntamos ¿En qué consiste la actitud?, y esta es la manera de ser. Ahora si hacemos referencia al conocimiento, este resulta muy importante, y las habilidades también son vitales, pero lo que diferencia a un crack de un chusquero es su actitud.

Según relata Küppers, existen muchas empresas que piensan como él. También es posible encontrar empresas que se han centrado en mayor manera en los conocimientos y las habilidades. De forma tradicional, las universidades han focalizado su atención en tales conceptos. 

Tan solo basta con fijarse en las calificaciones: ¿Quién es el mejor? El que saca un 10. ¿Y el peor? Es ese al que suspenden. Pero también es cierto que en el mundo empresarial existen quienes llegan a darse cuenta que esa persona que tiene un 9, no cuenta con el sentido del humor de otra persona, o la capacidad de comunicación. 

Y quienes tenían cuatro, cuentan con unas habilidades sociales fantásticas, son buena persona, entre otros. En la vida ha de ser mucho más importante la actitud que los conocimientos y las habilidades. Aunque algo en que pensar podría ser que si eres un inútil y te encuentran en exceso motivado, entonces te conviertes en un peligro. Por lo tanto, si no sabes, mejor no toques.