La manera de conocer eficazmente tu Empoderamiento

Para los expertos en liderazgo, el empoderamiento no sólo hace referencia a transmitir autoridad a otros, sino que además potencia a las personas que se encuentran a nuestro alrededor. Es importante que entendamos que todas las personas cuentan con la capacidad de aportar ideas. De esta manera, si se le brinda a nuestro equipo la posibilidad de ser escuchados y atendidos, se enriquece nuestra organización.

¿De qué se trata un Empoderamiento?

Un empoderamiento busca potenciar a nuestros colaboradores con la finalidad de que se les brinde la oportunidad de compartir tanto sus ideas, como sus conocimientos para que aporten valor agregado. De este modo, la empresa será mucho más ágil y se adaptará de mejor manera a los cambios.

Pero, el empoderamiento no solo se trata de una definición, sino que es una herramienta estratégica que puede ser aplicada de forma aleatoria. La idea es que dicha cualidad se encuentre dentro del modo de negocio y en la manera como se hacen las cosas cada día, en donde existe un espacio de escucha activa para la generación de nuevas ideas y propuestas.

El empoderamiento viene a ser entonces, un espacio donde nuestros colaboradores y todos quienes integran la compañía le aportan valor. De eso se trata de empoderamiento, de darle la posibilidad al otro de compartir todas sus capacidades y máximo potencial. Pero, para lograrlo se requiere de una estrategia. No todas las empresas desean escuchar a sus trabajadores, pero contrariamente, las que sí lo hacen, cuentan con la capacidad de crecer, modernizarse y transformarse en una empresa con una alta velocidad de cambio y adaptación.

Tipos de Empoderamiento

Podemos encontrar dos tipos: el psicológico y el estructural. Con respecto a este último, se trata de una teoría que se considera para el correcto desarrollo de la labor de los empleados, y por ende, la consecución de todas esas metas propuestas. Resulta fundamental que las organizaciones le otorguen a los empleados, inicialmente, el acceso a la información, los recursos, el apoyo y las oportunidades para que puedan aprender y desarrollarse.

La estructura del empoderamiento estructural incluye el acceso a los recursos, lo que se traduce en la capacidad que se tiene para adquirir la financiación, materiales, tiempo y el apoyo que son necesarios para realizar el trabajo.

Así mismo, resulta fundamental que las empresas mantengan presente que sus colaboradores puedan tener acceso a la información. En otras palabras, que cuenten con los conocimientos formales e informales que son necesarios para ser efectivo dentro del lugar de trabajo.

Finalmente, es importante incluir el acceso al apoyo, lo que supone recibir feedback y la orientación que sea necesaria desde los subordinados, los compañeros de la misma línea jerárquica y los superiores.

En cuanto al empoderamiento psicológico, este es un proceso de mejora para los sentimientos de auto-eficacia que se originan entre los miembros de la organización a través de la identificación de las condiciones que conducen a la impotencia y mediante su eliminación tanto por las prácticas de la organización, formales e informales. Todo esto, orientado a proporcionar información relevante sobre la eficiencia.