Cómo debe ser una tienda de ropa para bebés

Con el paso del tiempo los hábitos de consumo han ido cambiando, en tal medida  que los niños que tienen entre 0 y 4 años de edad, ahora se han convertido en un mercado de primer orden. Podría resultar un tanto extraño que en una época donde la natalidad se presenta escasa, vender ropa y accesorios para bebés continúe manteniendo un presente y un futuro comercial. 

Cuando tenemos nuestro primer hijo, estos suelen ser los reyes del presupuesto familiar, incluso si se trata de comprar loibros para prepararlos para leer, es por ello que los expertos comerciales coinciden en que la exposición de estos productos para infantes dentro de las redes sociales se ha ido multiplicando influyendo en su demanda.

Del mismo modo, no podemos dejar a un lado que un bebé llega a crecer aproximadamente de semana en semana, por lo que sus necesidades de prendas suelen ser más grandes que las que presentan aquellos niños de más edad o las personas adultas. Otro factor que ayuda a la rentabilidad de una tienda de ropa para niños es que actualmente no se comparan tanto los precios como antes, debido a que las familias no son tan numerosas, dedicando más dinero a cada hijo.

Consejos para triunfar en el mundo de la venta de ropa para bebés

-Es importante decidir si lo que se va a vender se trata sólo ropa o también accesorios para bebés. como por ejemplo: mobiliario, biberones, cochecitos, juguetes, adornos. Resulta frecuente iniciar con una gama de producto y, de marchar bien el negocio, se amplía la oferta.

-Se debe dedicar el tiempo que sea necesario a encontrar aquellos proveedores que sean adecuados, conocer las marcas existentes, estudiar las que son más solicitadas o los precios de los mayoristas. En el caso de los bebés debe afinarse bien la búsqueda de los proveedores debido a la especial naturaleza del “cliente” que usará los productos. Debe primar la calidad por encima de muchas otras consideraciones. Internet y la asistencia a las ferias que se realizan en el sector son dos formas válidas para iniciar y conocer proveedores.

-Es recomendable iniciar con una tienda monomarca o multimarca. Pero además es importante decidir si el negocio será independiente o franquiciado. En este tipo de comercio la franquicia es una modalidad comercial muy presente debido a que las marcas del sector se encuentran muy concentradas y suelen franquiciarse. 

-Se debe seleccionar una marca comercial que sea original y atractiva. Una tienda que ofrezca cualquier otro producto, como una pastelería o zapatería podría llamarse “Antojos de la abuela” o “Los compadres” y mantener la rentabilidad posible. En el caso de una tienda para bebés, esta debe llevar un nombre que sea el adecuado, que se convierta en un reclamo para los padres, que llegue a evocar el mundo de los más pequeños y que pueda ser recordada fácilmente.

-Otra consideración más a tomar, sobre todo por los tiempos que vivimos es la venta online, por lo que es aconsejable ofrecer toda la información que sea posible y de cada prenda o producto.