Consideraciones a la hora de cerrar un buen trato

Todos hemos oído que las negociaciones son mejores cuando hay beneficio mutuo, en las que cada parte se beneficia de los resultados. Desafortunadamente, algunas negociaciones nos dejan sentir como perdedores en un trato desigual. ¿No sería bueno si pudieras saber los verdaderos motivos del otra negociador o las intenciones detrás de sus palabras? Esto es posible, pero tendrás que aprender a escuchar y no sólo observar a la otra persona.
La parte subconsciente de tu cerebro controla los procesos internos de tu cuerpo, incluyendo los latidos del corazón, la digestión y la respiración. No tiene que pensar en estas funciones debido a que tu subconsciente es como un piloto automático en el cuerpo.
Se pueden utilizar los dos indicadores a continuación para mejorar de inmediato la capacidad de hacer tratos. Ellos le permiten ir más allá de las palabras y los sentimientos internos de la persona con quien se hace el trato.
Indicación de la confianza de los negociadores. La mejor defensa es a menudo una cuestión de saber lo que es y lo que no es negociable. Una de las mejores técnicas para el descubrimiento de la “línea en la arena” es sondear verbalmente con sugerencias para la concesión, mientras que la observación visual de la resistencia siempre debe estar activa. El subconsciente de una persona indica una resistencia de confianza mostrando un movimiento del labio.
Cuando éramos niños, si otro niño tomaba nuestro camión o muñeca o si nos hicieron compartir cuando no queremos, queríamos hacer sobresalir el labio inferior que en este caso significaba que estábamos molestos.
Los adultos hacemos lo mismo, pero indicamos nuestra aversión a comprometerse con una protrusión del labio más sutil o cruzamos los brazos cuando se nos presenta una propuesta que nos hace dudar mucho.
Indicación de pausa
Los negociadores, al igual que algunos vendedores, tienen una tendencia a hablar demasiado. Una manera de mantener este control es para buscar el gesto de la sonrisa al oído. Cuando alguien quiere hacer un comentario o hacer una sugerencia mientras que la otra persona está hablando se debe realizar un gesto que indique que quieres decir algo.
Muchos expertos creen que el lenguaje corporal se desarrolló en nuestros días escolares de la infancia, cuando levantábamos nuestro brazo para notificar al maestro que queríamos hablar. A medida que los adultos somos más sutiles, pero igual de ansiosos, nuestra opinión a veces es necesaria para cerrar …